Centro de negocios Madrid y servicios prestados

Buscar centro de negocios Madrid es una opción habitual de personas que precisan una oficina por una estancia corta. Ya que el servicio que ofrecen estos locales es el de alquiler de despachos por corto espacio de tiempo habitualmente, la oferta disponible en la capital se ha multiplicado en los últimos años debido a varias causas resultantes de los cambios en el mundo profesional.

 

Por un lado existe una población flotante de ejecutivos y autónomos que trabajan sin despacho propio, bien en alquiler o en propiedad, algo que elimina gastos fijos que son costosos de asumir. Sin embargo, hay partes de su actividad que requiere el uso de una oficina por razones variadas como son ofrecer una sede corporativa física a colaboradores y clientes, llevar a cabo reuniones y entrevistas u organizar una conferencia.

 

El centro no es la única zona ni la más antigua, ya que el primer centro de negocios Madrid abrió sus instalaciones precisamente en el corazón financiero de la ciudad, la zona de Azca, en el eje del Paseo de la Castellana, donde siguieron proliferando más servicios del mismo sector.

 

La categoría donde se encuadra una instalación de estas prestaciones varía conforme el mercado al que se dirigen. La tipología de clientes y los perfiles que acuden a estos centros también varían dentro de un mismo rango de necesidades, por lo que un centro básico, se ajusta a las necesidades básicas de un profesional medio, de pequeña empresa y que valora el servicio práctico por encima de la imagen o el status.

 

Sin embargo, hay otros perfiles que gastan más en imagen corporativa y acuden a centros de negocios cuyas instalaciones ofrecen un nivel superior. Esto se traduce también en estética y calidad de las instalaciones, aumento de servicios prestados y el consiguiente aumento de la factura final.

 

Si un centro de negocios Madrid básico ofrece una sala de descanso con servicio de vending para el brake, unos peldaños más arriba en categoría se sitúa otro establecimiento que ofrece, además, sala de gimnasio, spa, “servicio de mayordomo” o la posibilidad de contratar un catering entre otros.

 

Lo más simple se centra en el alquiler de una oficina en de dimensiones regulares y por horas o días, sin más. Con el objeto de hacer entrevistas, mantener una reunión de clientes o proveedores y situaciones que sustenten una realidad empresarial en un marco adecuado. Y el cliente de este centro abona el importe al finalizar, sin otros compromisos derivados de los inmuebles con contrato de alquiler clásico.