Los habitos de compra estan cambiando

Según se están encargando de decirnos en todos los telediarios y en todas las emisoras de radio, los españoles cada vez estamos comprando más coches nuevos y más viviendas de construcción nueva ¿significará esto que estamos saliendo de la crisis? ¿Supondrá esta noticia el comienzo del fin de la crisis? Bueno pues para saber eso tendremos que esperar, ya que a mi entender esto no significa nada, hay personas que se pasan una vida entera ahorrando, y cuando ven el momento oportuno se lanzan a comprar sin mirar el precio, solo van a por lo que quieren.

Esta práctica se está volviendo habitual en personas mayores de cincuenta y cinco años, que tras trabajar toda una vida y viendo próxima su jubilación, deciden gastar los ahorros que tanto esfuerzo les ha costado guardar y darse el capricho de comprar un coche nuevo, flamante, recién salido del concesionario. Y es que nos tiramos muchos años comprando y utilizando piezasdesegundamano con el único fin de que el coche aguante otro poco más.

Con las viviendas pasa igual, los hay jóvenes y recién casados o emancipados, estos viéndose con dinero y con futuro, prefieren comprar una casa o piso nuevo, total de todos modos van a tener que pagar una hipoteca, llegados a ese punto deciden gastar un poco mas y comprar la vivienda que desean. También hay personas que antes de jubilarse compran una segunda vivienda, para pasar con tranquilidad la vida después de haber estado trabajando toda una vida, llena de esfuerzos y sacrificios, se merecen comprar la casa que quieren. Estas personas suelen tener el dinero o una gran parte de él, ya que los bancos no les concederían una hipoteca por las edades de los solicitantes.

También es cierto que esta práctica tiene tendencia a desaparecer ya que a día de hoy para la mayoría de los españoles es muy complicado ahorrar, por no decir imposible, por la precariedad de los sueldos, los trabajos que no son estables y los precios de todo es una tarea muy complicada poder arañar algunos euros del mes para ahorrarlos con el fin de poder disfrutarlos dentro de unos años. Y es que bastante tenemos ahora mismo con la tarea de llegar a fin de mes sin apuros demasiado grandes, el ahorrar se hará cuando se pueda si es que se puede, mientras llega ese momento, nos limitaremos a sobrevivir.